ALMA ESPAÑOLA | Machado. Revista de estudios sobre una saga familiar.

Revista: ALMA ESPAÑOLA – 20 de marzo de 1904 – Pág. 5, 14 y 15

Posted By on junio 29, 2010

En la “REVISTA ILUSTRADA DE TIPO COMPLETAMENTE ORIGINAL” llamada “ALMA ESPAÑOLA”, en su número 19, Año II, de fecha 20 de Marzo de 1904, además de publicar (en su página 5) bajo el título de GALERIAS la poesía de Antonio Machado que reproducimos, se edita en la página 14 y 15 un artículo tremendamente irónico, firmado por el mismo autor y con el título de “TRABAJANDO PARA EL PORVENIR”, al que acompaña en la misma sección llamada GACETILLAS otro firmado por Francisco Acebal de título “HUMANIDAD”.

TRABAJANDO PARA EL PORVENIR.

El otro día quedé maravillado al ver el magnífico Seminario que se está construyendo en el Paseo del Cisne, y por aquellos contornos conté casi tantos conventos e iglesias como hoteles particulares y casas de vecinos. Dentro de un siglo, a más tardar Madrid entero estará dedicado a Dios. Y supongo que en toda España ocurrirá lo mismo.

Estéticamente considerado, y como expresión final de una raza, no cabe duda que esto ha de ser admirable. Los partidarios de la vida para el arte estaríamos de enhorabuena si pudiéramos contemplar el espectáculo de una Tebaida, multiplicada por el monte Aots y convenientemente romanizada y adornada de capelos, mitras, capas pluviales, palios, mangas y pendones, aromada por el incienso y arrullada por sermones y rezos. Pensadores, sociólogos, pedagogos y escritores de pluma vulgar, encontrarán esto abominable, pero la belleza triunfaría. Me diréis, tal vez, que esto no sería bello… ¿Me negaréis que esto tendría, al menos, muchísimo carácter?.

Además, aquí comenzaría nuestra regeneración y se acrisolaría la fe religiosa en nuestros corazones; porque ya todos dedicados a Dios, ¿quién nos daría de comer?… Penitencia, y ayuno verdaderos empezarían entonces. Los más fervientes harían el sacrificio de sus vidas muriéndose de hambre, para demostrar de un modo claro a los desalmados que la religión no puede ser nunca modus vivendi. Tendríamos numerosos mártires. No faltarían otros que siguieran rogando a Dios, pero dando con el mazo, no importa a qué, para ganarse el pan. Los más se dedicarían sencillamente a trabajar.

Entonces comenzaríamos a vivir una vida útil, laboriosa y vulgar. Pero es necesario que antes triunfe la estética.

Convengamos en que esos clérigos son magníficos y en que trabajan para el porvenir, siempre tranquilos y confiados. Contemplad el Seminario del Paseo del Cisne.

Y en esta tierra de vividores aborrecemos ya seriamente a los curas, porque ellos son los únicos que han logrado vivir. No es extraño. Ellos poseen las dos grandes virtudes de la vida, los dos grandes valores de que el maestro Galdós lo espera todo: la paciencia y la voluntad. Yo creo que en vez de aborrecerlos deberíamos imitarlos. Y si para esto nos falta voluntad, tengamos paciencia, que ellos acabarán por regenerarnos.

Antonio MACHADO

HUMANIDAD

Al recorrer la prensa europea creemos que la humanidad es sanguinaria y carnicera. Y, sin embargo, la humanidad es amable, bondadosa, compasiva. ¡Qué importan los terribles telegramas de la guerra! La guerra es fuente de grandes mentiras; los corresponsales, las agencias, las empresas, las redacciones… Embustes, mentiras.

La humanidad es buena. Ahora mismo, todos los días, veo en la prensa extranjera, llena con telegramas de la guerra, algún rinconcito reservado para la humilde noticia de una obra buena.

Por ejemplo: en París hay una obra humanitaria que se llama así: Les Creches perisiennes celebraron días pasados su asamblea, y que en ella el tesorero, Edgardo Berthemet, leyó una Memoria, de la cual se destaca una cifra tan altamente consoladora, que yo quiero estamparla aquí para consuelo de los afligidos, para alivio de los atormentados con los desastres de la guerra: Les Creches, aunque de fundación reciente, han dado a la humanidad 179.000 días de hospitalización.

¿A qué afligirnos tanto con las terribles guerras? ¿A qué afligirnos?… ¡!79.000 hospitalizaciones! Hagan ustedes lo que yo: no lean los telegramas de la guerra, busquen estas humildes noticias en los obscuros rincones y dirán como yo: la humanidad es amable, es compasiva, es buena.-

Francisco ACEBAL

Share

Sobre el Autor

Comments

Leave a Reply